miércoles, 19 de agosto de 2015

Como corregir sin herir

COMO CORREGIR SIN HERIR
En cierta ocasión me encontraba trabajando con un
grupo de voluntarios que pintaban un viejo templo. Un señor
se puso de capataz para decirnos lo que debíamos hacer. Un
joven enlazó una soga en la torre y trepó por ella para pin-
tarla, cosa bastante difícil. Con el balde de pintura colgando
de la cintura, se sostenía de la soga con una mano mientras
que con la otra pintaba a todo vapor. El capataz, desde el
suelo le gritó:
--Estás salpicando de pintura, hazlo más despacio.
El joven bajó por la soga y le entregó al capataz el balde
y la brocha, diciendo:
--Muéstrame cómo.
Cuando se crea usted en la necesidad de abrir la boca y
señalar las faltas ajenas, considere primero cómo hacerlo,
ayudar y mostrar. Comprobará que la tarea que quiere criticar
Quiza no  sea no sea tan fácil como a usted le parecía

jueves, 13 de agosto de 2015

NO TENIA TIEMPO

Hace algunos años un joven se acercó al capataz de un

equipo de leñadores y pidió trabajo.

--Depende --contestó el capataz--. Veamos cómo talas

ese árbol.

El joven se adelantó y con maestría taló un gran árbol.

Impresionado, el capataz exclamó:

--¡Empieza el lunes!

Lunes, martes, miércoles y jueves pasaron; y el jueves

por la tarde el capataz se acercó al joven y le dijo:

--Puedes recoger tu cheque cuando salgas hoy.

Sorprendido, el joven respondió:

--Creía que pagaban los viernes.

--Normalmente lo hacemos --contestó el capataz--,

pero te dejamos marchar hoy porque te has quedado atrás.

Nuestras hojas diarias de trabajo demuestran que has caído del primer lugar el lunes al último el miércoles.

--Pero soy un buen trabajador --objetó el joven--

¡Llego el primero, me voy el último, e incluso he trabajado

durante la hora del descanso!

El capataz, sintiendo la integridad del joven, pensó du-

rante un minuto y preguntó:

--¿Has afilado el hacha?

El joven replicó:

--He estado trabajando tanto que no he tenido tiempo

para eso.

Qué error tan obvio. ¿Cómo pudo alguien cometer tan

impensable error? Aun así el hecho es que muchos de los

siervos de Dios fracasan en la tarea señalada porque no se

toman tiempo para afilar sus vidas en oración.

Sin duda, cuando los siervos de Dios hablan con fran-

queza de sus vidas espirituales, la mayoría manifiestan su cul-

pabilidad respecto a su vida de oración. Esto quiere decir que

miles están llevando a cabo sus ministerios pastorales con

instrumentos cada vez menos afilados que, inevitablemente,

frustran cualquier posible éxito.

martes, 11 de agosto de 2015

TE OFREZCO MI VIDA


CANTO PARA LA SAGRADA EUCARISTÍA

"Te ofrezco mi vida"


 canto de presentación de dones
Autor: Bruno Martínez
Arreglo: Charly Baquedano
Bruno: Voz y guitarra
Alex: Voz y Cajon peruano
Charly: Voz y teclados

Puedes cantarlo libremente en misa

lunes, 10 de agosto de 2015

Como definen los ateos que es bueno y que es malo

Por: Bruno Moreno // Fr. Nelson Medina, OP | Fuente: Blog Espada de Doble Filo // fraynelson.com

Sin Dios, ¿cómo defines lo que es bueno? Si sólo somos un montón de formas de vida surgidas accidentalmente en una roca sin sentido, ¿cómo se puede definir el término “buena persona”?
Traduzco hoy unos párrafos curiosos sobre el ateísmo que he leído en un blog norteamericano (Creative Minority Report). Aunque breves y con un lenguaje algo vago, resultan provocativos y creo que podrían ser un buen punto de partida para una interesante discusión sobre el ateísmo y la moralidad.

A mi entender, el punto más débil del pensamiento de los ateos modernos está en que su propio materialismo les lleva a posiciones contradictorias con todo aquello que hace humano al ser humano, tanto en general como en su caso particular, incluida la moral. Esta contradicción interna entre teoría y práctica, entre posturas intelectuales y vida concreta, entre ateos-que-no-creen-en-el-bien y ateos-que-se-comportan-bien (casi me atrevería a decir entre fe ateo-materialista y realidad) produce una curiosa tensión que, al menos desde fuera, resulta fascinante.

Yo no plantearía la cuestión como los párrafos traducidos, pero me parece muy curioso que precisamente lo que le llama la atención al bloguero norteamericano, hasta ahora, siempre se haya cumplido en este blog. Creo que sería interesante reflexionar sobre eso.

……………………………………

No creo que los ateos no puedan ser gente buena. Lo que me llama la atención es que nunca he encontrado a un ateo que no creyera que era una buena persona. Porque, y aquí está el quid de la cuestión, ¿cómo definen lo que es bueno? Esa es la parte que siempre me confunde. Sin Dios, ¿cómo defines lo que es bueno? Si sólo somos un montón de formas de vida surgidas accidentalmente en una roca sin sentido, ¿cómo se puede definir el término “buena persona”?

Para muchos ateos, lo bueno es simplemente lo que ellos son. Su código de conducta es lo que piensan que es. Solamente significa que son buenos en ser lo que quiera que sean. Así que dan en la diana de “buena persona” un 100% de las veces. No pueden fallar.

Creo, sin embargo, que muchos ateos aceptan algunos presupuestos del cristianismo sin creer en Dios, pero otras reglas no les gustan, así que no las siguen. Así pues, según sus propias reglas, son gente buena, porque siguen las reglas que quieren seguir.

Al texto antrior agregamos lo que Fray Nelson comenta: Los ateos que conozco tienden a definir el bien en cuatro líneas preferenciales:

Lo natural es bueno. Ejemplo: el deseo de comer es natural, luego comer debe ser bueno. El deseo sexual es natural, luego es antinatural suprimirlo, y eso es malo.
Lo participativo es bueno. Ejemplo obvio: las decisiones democráticamente establecidas después de seguir los procesos legales vigentes son buenas y son la norma para la sociedad. Si alguno se opone, por ejemplo: una enfermera que no quiere contribuir de ningún modo a un aborto voluntario, entonces la ley debe castigar a la enfermera porque está obrando mal.
Lo auténtico es bueno. Ejemplo: si una persona se dedica a lo que le gusta y lo hace con pasión y convicción, y lo que piensa lo dice, y lo que dice es modelo de cómo obra, eso es bueno. Basta la coherencia interna porque en ella está la paz de cada uno, y de ahí viene la paz en la sociedad cuando vivimos y dejamos vivir.
Lo razonable es bueno. Ejemplo obvio: la ciencia. Si en cambio algo no se ha demostrado científicamente, como, según ellos, sucede con los daños a los niños educados por parejas de homosexuales, entonces es dogmatismo, oscurantismo o algún otro "ismo" conectado seguramente con los prejuicios y supersticiones de la fe.
No es difícil ver cómo estos criterios son insuficientes y a menudo contradictorios pero como siempre se puede apelar a lo que cada uno sienta que lo deja en paz... pues así van y así siguen.